¿En que consiste la operación Sale and Lease Back?

Sale and lease back, conocido como compra con alquiler posterior, es una operación bastante asidua en el mercado inmobiliario, concerniente con el leasing establecido en la Disposición Adicional Séptima de la Ley 26/1988, de 29 de julio, sobre Disciplina e Intervención de las Entidades de Crédito.

Dicha operación consiste en la venta a un inversor, el cual puede estar personificado en una empresa, de un inmueble, y posteriormente, la suscripción de un arrendamiento, a medio o largo plazo, en un contrato de alquiler entre 10 y 20 años.

De tal forma que el vendedor no tendrá que abandonar el inmueble vendido, con el derecho a continuar en el mismo por medio del contrato de arrendamiento, y a su vez acceder a la liquidez de la venta.

 

¿Cuál es la finalidad de estas operaciones?

Estas transacciones han sido utilizadas como método de financiación, tal y como recoge el International Accounting Board (“NIC 17. Arrendamientos”), para aquellas empresas que tienen entre sus bienes inmuebles propiedades y necesitan liquidez para el desarrollo de su negocio, pues por este mecanismo convertirán el capital que produce un activo inmobiliario en dinero líquido, aumentando los recursos inmediatos disponibles.

 

 

¿Qué tipo de contratos se utilizan?

 

Los contratos son estructurados de tal forma que sea el vendedor quien asuma los gastos del inmueble durante el arrendamiento y el inversor se asegura una rentabilidad neta a largo plazo, además en el contrato podrá establecerse la opción de compra posterior al periodo de alquiler.

Todo ello de acuerdo con la Ley 7/1998, de 13 de abril, de Condiciones Generales de la Contratación.

Estos contratos son flexibles, ya que se pueden pactar según necesidades, observando circunstancias como las garantías, la conservación del inmueble, o la consecuencia al impago de la renta.

 

 

¿Quiénes utilizan estas operaciones?

 

Las operaciones pueden darse desde pequeñas empresas hasta grandes corporaciones con numerosas propiedades, siendo siempre el objetivo amonedar un activo inmobiliario, otorgándoles la oportunidad de abrir oficinas o locales, reordenar carteras inmobiliarias, etc.

 

 

Beneficios de la operación Sale and Lease Back

 

Los principales beneficios de esta maniobra es la liquidez inmediata, principalmente, pero también aportan un mayor rendimiento a los activos de la empresa, flexibilidad, reducción de riesgos, cuotas, posibilidad de reinversión, ahorro del coste de reubicar la empresa, entre otros.

Es una operación interesante puesto que produce una rentabilidad a largo plazo del activo, por medio de un arrendamiento financiero, suponiendo menos gastos pues no existe tanta renovación, ya que el periodo normal de alquiler es de 10 años, mínimamente.

El inquilino al ser solvente aportara seguridad al arrendatario pues va a recibir unos ingresos por alquiler y cumplimiento de contrato.

 

 

 

 

Si tienes pensado rentabilizar un inmueble mediante operaciones de Sale and Lease Back, ponte en contacto con nosotros.